Higiene y correcta utilización del Make-Up

Las 9 reglas para una higiene perfecta

Higiene y uso correcto del Make-Up: Las 9 reglas de oro.

La higiene de la piel y la limpieza de los instrumentos de maquillaje deben ser muy acuradas.

Cada vez que tocamos la piel de la cara con las manos o con los instrumentos para maquillaje, trasportamos gérmenes que, tal vez, puedan ser patógenos.

Muy a menudo no nos damos cuenta, pero las consecuencias pueden ser desagradables: pueden surgir infecciones en la piel, como: Foliculitis, impétigo y verrugas.

Las bacterias patógenas que causan con mayor frecuencia estas enfermedades de la piel son los estreptococos y los estafilococos, pero a veces incluso los hongos y los virus pueden causar problemas.

Las manos son la parte del cuerpo que utilizamos mayormente, tocamos de todo sin siquiera pensar en ello, y después tocamos la cara o, peor aún, aplicamos con las manos cremas hidratantes o anti-arrugas, bases de maquillaje y otros productos para el maquillaje.

De este modo contaminamos no solo la piel sino que también los cosméticos que utilizamos de forma cotidiana.

La piel tiene sus propias defensas antimicrobióticas y los productos cosméticos contienen sustancias conservantes para reducir la contaminación por levaduras, mohos y bacterias, en condiciones normales de uso, y por lo tanto, dentro de unos límites.

En cosmética, cuanto mayor es la presencia de agua, mayor es la probabilidad de multiplicación microbiana. La apertura continua y la contaminación con los dedos y / u objetos de diversa naturaleza podrían comprometer la estabilidad micro-biológica.


Podemos delinear 9 reglas base de higiene para evitar tener problemas con el uso de los cosméticos:

Regla 1:

No olvidar lavar siempre las manos antes de tocar la piel y antes de la aplicación de cualquier crema o producto de maquillaje.


Regla 2:

Lavar siempre la cara antes de aplicar cosméticos y antes del maquillaje. De este modo, también vamos a eliminar la suciedad, el humo, el exceso de sebo y los gérmenes de la superficie de la piel. Si aplicáramos cualquier cosmético en una piel no lavada, solo crearíamos condiciones favorables a irritaciones, alergias, infecciones y granos.


Regla 3:

Evitar, en la medida que sea posible, tocar directamente o coger con las manos el producto cosmético para reducir la posibilidad de contaminar el producto con microbios.

En particular, los productos de maquillaje requieren el uso de herramientas especiales (cepillos, esponjas, etc.), tanto para una aplicación más precisa como para reducir el riesgo de contaminación del producto en sí.

Sin embargo, incluso estas herramientas pueden convertirse en un depósito real de gérmenes si no los limpiamos regularmente o no los reemplazamos periódicamente, como lo hacemos con el cepillo de dientes.

Sobre los pinceles y las esponjas se acumulan siempre trazas de maquillaje, restos celulares, sebo y gérmenes. También estos pueden volverse fuentes de infecciones cutáneas.


Regla 4:

Después de usar, retirar el exceso de producto de los cepillos y esponjas con una toalla de papel limpia, una toallita humedecida o simplemente agitándolo.

Los pinceles se pueden lavar también con una toallita empapada en alcohol para remover más rápidamente y mejor el producto en exceso que haya podido quedar.

Si los pinceles están sucios también complican la aplicación correcta del producto, como las bases de maquillaje o los polvos y el maquillaje no resultará tan uniforme. Además, esto estropeara el instrumento en sí mismo, las cerdas se volverán más rígidas y tenderán a irritar la piel, especialmente si es una piel sensible.

¿Cómo limpiar las otras herramientas o productos de maquillaje como pintalabios, rímel y lápices o correctores de barra?

La barra de labios se limpia eliminando una capa delgada con una toalla humedecida con alcohol.

El cepillo de rímel, debe lavarse al menos con agua antes de re-insertarlo dentro del paquete, para eliminar el exceso de producto.

Los lápices, pueden limpiarse después de su uso, templarlos para eliminar la capa exterior y rehacer la punta.


Regla 5:

Lavar concienzudamente los pinceles, las esponjas y otros instrumentos y productos de forma periódica. Se deben lavar por lo menos una vez a la semana, o también todos los días si se tienen infecciones cutáneas.

Podéis lavar con jabón neutro líquido o con champú diluido. Los pinceles pueden sumergirse en alcohol etílico por unos minutos y así remover mejor los residuos aceitosos y desinfectarlos.

Existen sprays en base de alcohol para lavar los pinceles y los lápices.

Siempre es bueno eliminar el exceso de alcohol y agua con una toalla limpia y dejar que se sequen bien en el aire.

Coloque los cepillos horizontalmente sobre papel absorbente, nunca verticalmente y con la punta hacia arriba, de lo contrario, el agua puede estancarse en la base del cepillo y promover la proliferación bacteriana.


Regla 6:

Sustituir pinceles y esponjas de forma periódica.


Regla 7:

No cambiar cosméticos y productos de maquillaje con las amigas. Precisamente par evitar la posibilidad de trasmisión de infecciones bacterianas y/o víricas.


Regla 8:

Si tenéis una infección en la piel o padecéis acné con pápulas y pústulas, es necesario limpiar y desinfectar las herramientas de maquillaje cada vez que se usen.

En particular, en caso de conjuntivitis de origen infeccioso, la mascara y los lápices se tienen que sustituir siempre por otros nuevos.


Regla 9:

Poner atención a la fecha de caducidad de los productos. En la fabricación del producto se informa la fecha de caducidad una vez abierto el producto. Esta indica de forma aproximada, el momento en que el cosmético perderá su estabilidad química y micro-biológica después de su apertura: veremos que la crema no tendrá apariencia homogénea, o que algunos componentes se oxidan y degradan, y el cosmético presentará variaciones de color y olor.



Utilizamos nuestros preciosos cosméticos y herramientas de maquillaje para hacer que nuestra piel sea más saludable y hermosa. Y para evitar problemas, seguimos estas 9 sencillas reglas de higiene.



Autor del artículo: Dr. Francesco Antonaccio

foto-Antonaccio-dr

Dermatólogo Médico Especializado en Dermatología Estética.

Publicaciones del Dr. Antonaccio

PuroBIO